El coronavirus no detiene a Scouts de Valladolid

ASDE Exploradores de Castilla León contará con un protocolo de seguridad ante el Covid-19 para poder continuar este curso con la actividad de los scouts, que se adaptará a las medidas impuestas.

Hay cosas que no cambian. Las actividades de los Scouts en Valladolid comenzarán como cada año en el mes de octubre, pero sin embargo este curso se presenta atípico debido a la pandemia y la asociación está elaborando durante estos días un protocolo que regule el modo de trabajar para intentar garantizar la seguridad tanto de los monitores como de los niños y jóvenes exploradores.

Sara Gil, vicepresidenta de Imagen y Pertenencia de ASDE (Federación de Asociaciones de Scouts de España) Castilla y León, explica algunas de las adaptaciones que se van a tener que llevar a cabo para afrontar la situación del Covid-19. No parten de cero, pues en verano se celebró algún campamento de formato reducido y ya se tuvo que poner en marcha un protocolo. Muchas de estas medidas que se tomaron en su día perdurarán en el tiempo y otras se añadirán o modificarán.

Protocolo Covid-19

Castores, Lobatos, Scouts, Rovers, Escultas y Scouters, toda la comunidad scout se regirá en la nueva normalidad por el protocolo de Seguridad Covid-19 del equipo Kotick. Mismo nombre con el que se le da vida en El Libro de la Selva a una aventurera y decidida foca blanca que se encarga de controlar la seguridad de su pueblo, de proteger a los suyos. Kotick se ocupará por tanto de guiar a los exploradores en su nueva aventura a pesar de las dificultades que acarrea la pandemia.

Uno de los cambios que se aplicarán en el protocolo para Valladolid será la reducción de los grupos acorde a las nuevas medidas de la Junta, al igual que ocurre en Salamanca. Se limitarán a 10 personas, incluyendo tanto educandos (participantes, menores o mayores de edad que forman parte de los grupos de la asociación), como scouters (responsables a cargo de los educandos), en lugar de 14 como ha podido darse en verano y como se sigue dando en el resto de la comunidad autónoma.

“Nos ajustaremos a la normativa, la situación ha cambiado mucho y puede volver a cambiar, antes nuestros grupos podían llegar a ser de unas 30 personas”, incide la representante de los scouts en la necesidad de contar con un número mayor de monitores al reducirse estos grupos.

Otra novedad que se añadirá al plan es un “protocolo exhaustivo de control en las reuniones para poder facilitar la labor de rastreo si fuese necesario”. Una de las actividades que realizan desde ASDE son las reuniones, que se convocan cada varios días. Dentro de este ámbito, la asociación quiere poner especial interés en conocer quién ha ido a cada reunión para que, en caso de alarma, “se pueda saber exactamente a quien hay que notificarlo”.

La vicepresidenta de Pertenencia señala que esto será fácil al crear “grupos burbuja”, ya que los niños siempre estarán con los mismos compañeros y se limitará así la cadena ante un posible contagio.

A estas medidas se les unen las ya conocidas por todos como pueden ser las mascarillas, la distancia de seguridad, la limpieza exhaustiva de manos, no compartir ningún material, etc. A nivel de Castilla y León, la asociación ha hecho unas mascarillas reutilizables que tan solo precisan el cambio de filtro, para así “intentar evitar deshechos, que solo haya que comprar el filtro y no tener que tirar una mascarilla por cada uso”.

Los voluntarios que van a estar a cargo de los educandos han realizado un curso de prevención del Covid dirigido al mundo scout. Sara cuenta que constaba de varias partes: una “más científica”, de conocimiento sobre qué es el virus y cómo se contagia, otra relativa a las medidas de alimentación ya que en los campamentos se cocina, también información sobre qué deportes y otras actividades se pueden hacer y cuáles y cómo adaptar toda la metodología a esta nueva realidad.

El curso incluía también un bloque sobre “experiencias de gente scout” que controla un poco el tema, como enfermeros o trabajadores sociales. Los miembros de la asociación se han comunicado a través de asambleas online para organizar el curso. Esperan que en octubre se pueda retomar la normalidad, “la normalidad que se pueda, claro”. Lo que no quieren, subraya Sara, es quedarse quietos.

Sin embargo, hay obstáculos en el camino que frenan inevitablemente a algunos grupos scouts, que entran dentro de las actividades extraescolares de algunos colegios vallisoletanos, estas actividades no están permitidas durante el primer trimestre, por lo que estos exploradores no disponen de local para reunirse.

A pesar de todo y con la seguridad que brindará el protocolo de cara al comienzo de la actividad, Valladolid contará con sus pequeños y mayores exploradores. La representante de la asociación castellanoleonesa señala que durante el verano “más de la mitad de los padres”, querían que los campamentos siguieran adelante y los scouts de la provincia quieren volver a la carga, llenos de energía.

El método scout

ASDE basa su método educativo en “la acción, la responsabilidad y la confianza”, y se encarga de la formación de niños, niñas y jóvenes “en varios planos: social, psicológica, intelectual, emocional y espiritualmente”.

Uno de los puntos que, apunta Sara, está muy presente en la metodología scout, es “la vida en pequeños grupos”, se trata de socializar participando en las actividades, aprendiendo y asumiendo responsabilidades. Algo que “ahora mismo se quiere potenciar porque es lo que mejor se va a poder hacer”, al tratarse obligatoriamente de círculos reducidos.

Otro apartado que incluye el método y que es muy importante para los exploradores, es el contacto con la naturaleza: “El descubrimiento de la naturaleza estimula la creatividad, crea vínculos entre los miembros del grupo, favorece la comprensión de la vida en sociedad y permite valorar la vida sencilla y los ritmos naturales”.

Sara explica que desde ASDE Castilla y León se están preparando para los posibles cambios que esconde la constante incertidumbre que envuelve a la crisis sanitaria. Hace referencia a los avances en herramientas virtuales para continuar una educación a través de la tecnología. Sin embargo, recalca que “adaptar una metodología que está muy basada en la vida en la naturaleza y en el contacto entre personas trabajando en equipo al formato online es muy difícil”.

La vicepresidenta de la asociación de Castilla y León concluye señalando también “el valor que hay que darle al voluntariado” que realizan los scouts y que entra dentro de su método: “La educación por la acción, aprender haciendo”. Durante la pandemia, los voluntarios se han puesto a disposición de residencias para la tercera edad, centros de servicios sociales y organizaciones como Cruz Roja.

Fuente: Tribuna Valladolid

error: Contenido protegido