Escultismo en el Perú

El 25 de mayo de 1911, en una casa ubicada en la avenida Pedro de Osma en el distrito de Barranco se inició la historia del Escultismo en el Perú.

Juan Luis Rospigliosi (1854-1935) director del Barranco English Institute de Barranco, fue el fundador del Escultismo en el Perú.

Al igual que Sir Baden Powell, creador del movimiento Scout en Inglaterra, Rospigliosi inició la primera brigada Scout con sus hijos y sobrinos organizando las primeras expediciones y campamentos de aprendizaje.

En esta casa de la avenida Pedro de Osma empezó la historia de los scouts peruanos. (Foto: Juan José Pacheco).

Adoptaron el uniforme de los Scout, la pañoleta y sombrero de ala ancha. Organizaron excursiones a las playas de Ancón, la Herradura, a los cerros de El Agustino, la pampa de Amancaes y la isla San Lorenzo. También visitaron algunos sitios arqueológicos.

En estas salidas pusieron en práctica los conocimientos de los Scouts. Aprendieron a explorar y transitar por terrenos inhóspitos y a sobrevivir en medio de la naturaleza todo esto dentro de una preparación casi militar.

Andrés Zúñiga y los scouts del Instituto Chalaco. (Foto: Variedades).

La segunda brigada scout se estableció en el Callao en 1913, bajo la dirección de Alberto Secada. Posteriormente en el Callao se formaron varias brigadas más. Una de las más importantes estuvo a cargo de Andrés Zúñiga en el “Instituto Chalaco”. Las brigadas del Callao crecieron con gran rapidez, hacia 1917 ya tenían 160 scouts y 300 socios.

El movimiento se expandió rápidamente en provincias. Para 1916 ya se había fundado brigadas en Arequipa, Huamachuco, Tayabamba, Paita, Cuzco, Puno, Chincha y el Callao. En Chiclayo las brigadas fueron organizadas por el colegio nacional de San José.

El 1 de abril de 1915 se conformó un importante grupo de Boys Scouts, el nº 3 del Colegio Alemán, que estaba integrado por 180 exploradores, 1 brigadier, 2 tenientes, 11 sargentos y 11 cabos.

Otro grupo destacado fue la de los Exploradores peruanos Lima Nº 13. Brigada fundada el 23 de abril de 1917. Dirigida por el capitán del ejército Teófilo Bellido, tenía 110 socios inscritos.

En 1917 las brigadas del Colegio Alemán y del English School de Barranco viajaron a la ciudad de La Paz (Bolivia) en su primera excursión internacional. Aquí fueron recibidos con grandes honores por la población.

Entre las brigadas de Scouts comenzó a vivirse un espíritu de competencia. Cada grupo se esforzaba por sobresalir y ser mejor que los demás. Esta competencia hizo que los boys scouts de Lima organizaran arriesgados ejercicios y exhibiciones de destreza física. Un ejemplo de esto fue la Brigada “Enrique Delhorne” una de las mejor organizadas, que llegó a adquirir un terreno en la avenida Miramar para levantar su propio campo de entrenamiento.

La labor de los Boys Scout fue muy elogiada por la prensa y la opinión pública, pues mostraba un movimiento benéfico que cultivaba valentía, honradez, cortesía y responsabilidad en los jóvenes. Uno de los grandes aliados de este movimiento juvenil fue la Iglesia Católica. Desde su formación varias brigadas recibieron el apoyo de las parroquias para la organización de los grupos scouts y sus estandartes eran bendecidos durante la misa.

La importancia del movimiento scout

Fomentar el patriotismo y preparar a los jóvenes para la acción e incluso para un conflicto bélico, estos fueron algunos de los elementos que favorecieron la rápida difusión del movimiento scout en el Perú.

Lo más notable del escultismo peruano es la rapidez de su crecimiento. En 1907 Sir Baden Powell había fundado el movimiento. En 1909 visitó Brasil, Uruguay, Argentina y Chile donde ya se habían formado varios grupos scouts y en 1911 se formó la primera brigada scout del Perú en Barranco.

En un artículo de 1916 se elogiaba a este movimiento de la siguiente manera: “Era necesaria la implantación entre nosotros del Escultismo, a fin de que nuestros niños se vayan acostumbrando á la disciplina severa y á la obediencia, y los padres a verlos en ejercicios varoniles y á apreciar los beneficios que éstos les reportan y pierdan ese miedo necio y femenino que los hace involuntariamente ser ellos, los padres, los que debían precisamente obligar a sus hijos a servir a la patria, los que, por exceso de cariño, ó porque á ellos no les enseñaron ni les exigieron cumplir, retienen a sus hijos, les apañan y les fomentan que vergonzosa y cobardemente burlen la ley de servicio (militar) obligatorio y defrauden las esperanzas de la patria de contar con ciudadanos que sepan defenderla y hacerla respetar”. (Revista Variedades 1916)

En 1935 falleció Juan Luis Rospigliosi, para ese momento el movimiento scout en el Perú se había diversificado y convertido en una importante institución juvenil, que fue reconocida en 1922 como fundadora del escultismo mundial.

Un siglo después, los ideales de este grupo siguen intactos: hacer la buena acción diaria es su lema y servir a los demás. Todo un ejemplo para la juventud de otras épocas y las actuales.

Brigada de Girl Scout dirigida por Rosa Gaige (1917) (Foto: Variedades).

Girls Scouts

En 1916 se fundó la compañía de Girls Scout bajo la jefatura de Elsa Hansen Daranyi. En 1917 Rosa Gaige fundó la brigada de niñas exploradoras. Pronto las brigadas de chicas se expandirían por todo el Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.